lunes, 28 de marzo de 2011

Travesía gastronómica a bordo de Restaurante Arqua

Buenos días queridas


Estamos empeñadas en que empecéis la semana con buen pie y por eso queremos dejaros para hoy lunes una recomendación gastronómica de lo más interesante: Restaurante Arqua, en Cartagena. Un lugar que a pesar de su corta edad, sólo tiene dos añitos, se ha convertido en uno de mis favoritos de la ciudad portuaria.


Una de las peculiaridades de este lugar es precisamente el edificio en el que está ubicado, el Museo Nacional de Arqueología Subacuática Arqua, un edificio singular, firmado por el afamado arquitecto Guillermo Vázquez-Consuegra, Premio Nacional de Arquitectura. Se trata de un impresionante espacio, con forma de barco que se asoma al frente marítimo de Cartagena y al Paseo Alfonso XII, arteria turística principal de la ciudad. Su innovador y rompedor diseño ha merecido numerosas menciones y incluso ha sido objeto de una exhibición en el MOMA de Nueva York. Si queréis saber más sobre el edificio y el Museo, podéis visitar su web.


Pero no vamos a hablar aquí de arquitectura, que eso lo hacen y muy bien las tres valencianas de Três, hoy de lo que os quiero hablar es de la cafetería-restaurante del museo, en donde tuve el placer de comer hace unos días junto a mis compañeros de trabajo, de RM Comunicación, con motivo del 50 cumpleaños de mi jefe.






El diseño del interior y la decoración es una de las cosas que me fascina de Arqua. Líneas depuradas, simples, minimalistas y un predominio absoluto del blanco, son su notas predominantes. Su gran cristalera asomada al Mediterráneo da un protagonismo absoluto al mar dentro de la decoración del recinto, lo que hace que mientras comes sientas que estás navegando a bordo de un barco.











Y qué decir de su carta, que gracias a la experiencia y buen hacer de su chef, Pablo Martínez, se convierte en un ejercicio de hedonismo extremo sin límites de forma que cada bocado es una experiencia única y un equilibrio perfecto de sabores. María Prieto, al frente de todo, y su equipo, hacen que todo lo demás roce la perfección.


Y aunque sé que no son horas, os dejo con algunas de las exquisiteces que tomamos. Crema de pescado con puerro hilado, vieras con salsa romescu y verduras, tallarines de sepia, rissoto de setas de temporada y un surtido de postres, con el que Pablo nos sorprendió en sustitución de la tradicional tarta. 


Si el aspecto de todo os parece espectacular, no os quiero contar su sabor!!!









Si os apetece probar, aquí tenéis los datos del restaurante. 

Que tengáis buen arranque de semana

xoxo
Mery

1 comentario:

  1. Increible.. el entorno, la decoracion y la presentacion de los platos.

    Gracias por la recomendacion, se la sugerire a mis futuros jefes.. ;)

    Un besico

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...